Vasijas de Barro

categories [audio:http://lorenzo.marianistas.org/ficheros/mp3/Lorenzo_Sicilia-Vasijas_de_barro.mp3]

Esta canción tiene ya un tiempecillo, pero la recojo hoy y la grabo “sin rodeos” al recordármela la segunda lectura de hoy (2Cor 4, 7-15), de la que nació; fue en el mes de ejercicios que hice en Manresa en noviembre de 2011.

Es una maravilla sentirse barro, frágil, vulnerable, pero, a la vez, conteniendo algo importante que es Él el que lo sostiene…, que es Él el que nos sostiene.

Es posible que al escuchar de aprietos, apuros y derribos, lo primero que nos venga a la mente son “los otros”: lo que siento “en contra” externo a mí… Pero creo que es justo decir que, a menudo, lo que más nos impide vivir plenamente y felices, está en nosotros mismos.

En esta clave quiero leer la Palabra y cantar esta canción… Sin olvidar que, todo esto, vivido en Dios, nos lleva a su Vida, ¡con mayúsculas!

¡Que aproveche!

Al alba

categories [audio:http://lorenzo.marianistas.org/ficheros/mp3/Lorenzo_Sicilia-Al_alba.mp3]

Esta mañana, amanecía con la invitación a escuchar ¡Resucita, Dios de la Tierra!, de Brotes de Olivo; y brotaba una oración…

Que en ti, Señor,
demos razón, al alba,
del comienzo ¡de la Vida!.

… y poco después esta canción.
Desde la capilla de Pueblo de Dios…

¡Que lo sepamos hacer juntos, Señor!

El mundo pasa con sus pasiones

categories [audio:http://lorenzo.marianistas.org/ficheros/mp3/Lorenzo_Sicilia-El_mundo_pasa_con_sus_pasiones.mp3]

Si alguno ama al mundo, no está en él el amor del Padre. Porque lo que hay en el mundo -las pasiones de la carne, y la codicia de los ojos, y la arrogancia del dinero-, eso no procede del Padre, sino que procede del mundo.

Y el mundo pasa, con sus pasiones.

Pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
(1Jn 2, 15-17)

También nos pedirá Jesús que vivamos en el mundo, sin ser del mundo…
Qué importante vivir “anclado” en Dios, qué importante caminar de su mano, siempre extendida hacia nosotros…

Es mucho lo que puede llevarnos a alejarnos de Dios y de su Amor, es mucho lo que puede llevarme a estar encerrado en mí mismo, en mis necesidades, emociones… Pero el mundo pasa, con sus pasiones, y ahí están Dios y su Amor impregnándolo todo, abriendo puertas continuamente y tendiendo puentes más allá de nosotros mismos, hacia los otros, hacia el Otro… Creo que el tiempo de Dios debe ser distinto a como lo concebimos nosotros… Siento que, cada vez que caminamos desde su voluntad, vamos experimentando un poquito de su vida abundante, esa que permanece para siempre…

Esta canción surgió en la oración ante la Palabra del lunes 30 de diciembre… y ahí quedó grabada, desde el silencio de Nazaret, en Pueblo de Dios, con el chisporroteante fondo del fuego en la chimenea.

Y hoy, día del Bautismo del Señor, también quiero compartir esta pequeña reflexión que escribí a petición de la comunidad del Grupo Pase de Estepona.