Tierra buena

Comparto esto que escribí hace unos días:

Estos días atrás, en el ASHERA, me hacía Román un comentario sobre los árboles sembrados y plantados en Pueblo:

De los plantados, sólo unos pocos sobrevivían. Traídos de viveros, crecidos “entre los algodones” de las condiciones idílicas (pero encasilladas) de un plantón, al ser introducidos en “tierra hostil”, se veían obligados a una adaptación fortuita, rápida… Se veían sometidos a un estrés que, con la poca tierra conservada entre sus pequeñas raíces, muchos no eran capaces de soportar…

De los sembrados, de los que simplemente habíamos introducido una pequeña semilla en la tierra, los caídos en tierra buena, o incluso en no tan buena, siendo fuertes, habían crecido adaptándose al medio… Un buen ejemplo, el gran árbol de la plaza de Betania cuya sombra tanto disfrutamos… dando fruto…

Hoy, día de funeral, en el que hemos despedido al tío Pepe, el más mayor de los primos de mi madre, he sentido lo de la tierra buena en la que he tenido la suerte de crecer. Sigue leyendo

Derecho a la primavera

Algo que vengo experimentando últimamente es cómo en medio de un montón de sentimientos, vivencias, pensamientos… que aparentemente ves inconexos, ¡pues no!, por medio de todo ello, parece que Dios siempre tiene alguna palabra clave que descubrirte, sobre la que poner su acento y con la que hilvanar toda esa Vida.

Voy a empezar por el final…
Ayer llegaron de Burgos mis primos Javi y Gema con sus niños, subimos todos a la terraza de casa y mi padre subió también un pequeño radiocasset de juguete que le regalamos a mi sobrinita Francina. Mi padre sacó una cinta de no sé dónde, le dio al play y empezaron a sonar canciones de los payasos de cuando éramos pequeños, ¡cuánto tiempo!

Las canciones estaban ahí, de ambiente, mientras hablábamos, jugábamos… Muchas me sonaban, pero hubo una que me sorprendió y me hizo agudizar el oído especialmente. Decía algo así: “dime qué has hecho, padre, con los pájaros libres del amanecer…”; y más tarde decía: “tengo derecho a la primavera…” Sigue leyendo