Derecho a la primavera

Algo que vengo experimentando últimamente es cómo en medio de un montón de sentimientos, vivencias, pensamientos… que aparentemente ves inconexos, ¡pues no!, por medio de todo ello, parece que Dios siempre tiene alguna palabra clave que descubrirte, sobre la que poner su acento y con la que hilvanar toda esa Vida.

Voy a empezar por el final…
Ayer llegaron de Burgos mis primos Javi y Gema con sus niños, subimos todos a la terraza de casa y mi padre subió también un pequeño radiocasset de juguete que le regalamos a mi sobrinita Francina. Mi padre sacó una cinta de no sé dónde, le dio al play y empezaron a sonar canciones de los payasos de cuando éramos pequeños, ¡cuánto tiempo!

Las canciones estaban ahí, de ambiente, mientras hablábamos, jugábamos… Muchas me sonaban, pero hubo una que me sorprendió y me hizo agudizar el oído especialmente. Decía algo así: “dime qué has hecho, padre, con los pájaros libres del amanecer…”; y más tarde decía: “tengo derecho a la primavera…”

Hoy la he vuelto a escuchar, en el casset de juguete no se oía muy bien y como ahora ya no tenemos otro radio-casset, la he buscado en internet. Es una canción difícil de encontrar, a diferencia de otras muchas de los payasos de la tele… Esta es la única versión que he encontrado:

Imagen de previsualización de YouTube
Derecho a la Primavera
Los payasos de la tele (1982)

Dime qué han hecho, padre,
con los pájaros libres del amanecer,
y del aire limpio del monte,
que debía verme crecer.

Dime qué han hecho, padre,
con el verde bosque que he visto arder,
y del agua fresca que corre
que ya no apaga mi sed.

¿Qué mundo me legas, padre?,
¿qué triste herencia me dejas?,
un futuro de tristeza,
que lleva a una muerte lenta.

Tengo el derecho a la primavera,
y a un mañana limpio, padre,
donde la vida me cante,
con el agua y con el aire.

Tengo el derecho a mis montes,
a mis campos y mis valles,
y a esa vida que, tu mundo,
se empeña en llamar salvaje.

La letra la he transcrito yo, no la he podido encontrar en ningún lado… No sé si la niña le canta a su papá, su padre o a papá-Dios, el Padre de todos en el que muchos queremos creer.

Igual no es lo fundamental, quizá lo más importante es que lo que pregunta la niña nos lo cuestionemos cada uno, ¿nos lo estará preguntando a nosotros…?; con mi vida, ¿qué mundo le estoy dejando a los que ahora son niños?

Y me pregunto a colación: ¿a qué sabe mi vida?, ¿qué sabor da a mi alrededor?, ¿a qué sabe tu vida? también estos días atrás recibí el enlace a un video-clip de Migueli que me ha ayudado a preguntármelo.

Imagen de previsualización de YouTube

La canción de los payasos también me ha recordado en muchos aspectos a lo que recibía estos días de nuestro amigo José Eizaguirre: un profundo decálogo de estilo de vida comprometido y que invita a VIVIR con mayúsculas.

Le respondía yo a José con algo que había estado rezando ese mismo día:

¿Tendrá sentido esta vida que se nos ha ido susurrando al corazón, que se nos ha ido “inculcando” con tan ricas experiencias y vivencias? ¿”inculcando” o “desvelando”? (si Dios ya lo puso en nuestro corazón desde el principio al hacernos a su imagen y semejanza…) No puedo evitar dudar a veces si lo que quiero vivir es una marcianada de locos… pero, ¡menos mal!, hasta ahora siempre me convence más que es así como se obtiene VIDA, ¡en abundancia! Y para esos momentos de duda, correos como el que nos has enviado, palabras compartidas en otros momentos, vivencias comunitarias, ¡son tan importantes! ¡Gracias José! ¡gracias a todos!

Tenemos derecho a la primavera, a que la vida nos cante con el agua y con el aire…

Escuchemos nuestro corazón. El “silencio” de la naturaleza, la casa de todos, es lugar estupendo para ello, así que cuidémosla para disfrutarla. Pero también lo podemos escuchar en casa, en la calle… A mí me cuesta muchas veces escucharlo, pero sé por muchas otras ocasiones que sí habla, que sí se puede.

También escuchemos el corazón de los otros, el del mundo, gocemos con sus alegrías y también dolámonos con sus tristezas. Creo que ahí esta la VIDA, la vida que podemos transmitir con nuestra vida como con los avioncitos que se hacen volar en el vídeo de Migueli…

Y todo esto empezaba por una canción de los payasos, si es que no podía ser de otra manera…
Estos días, Davi, nos enviaba un resumen del último 40º EAC en el que planteaba que Dios debe tener un gran sentido del humor… ¿no dicen que la risa alarga la vida? y claro, si Dios es eterno, la conclusión es obvia…

¡A escuchar nuestro corazón y el de los otros!, ¡a reir!, ¡a disfrutar!, ¡a gozar cada momento!, ¡a sentir también los pellizquitos que nos hacen crecer! y, en definitiva, ¡a vivir y a dar VIDA!

7 opiniones en “Derecho a la primavera”

  1. Yo si la recordaba!!!! Aunque me ha dado gozo escucharla de nuevo!!
    CUando estuvimos en Aguamarga, navegando por la calitas virgenes de allí lo hablaba con Kike y Amparo, hablaba como me sentía en medio de tanta naturaleza, del mar, las calas, las montañas con esas formas que le deja el viento junto a las olas… y me dijo Kike que es lógico, que el ser humano es una parte de la naturaleza, pero como nos habiamos encerrado en las ciudades y llevabamos unas vidas tan “artificiales” no nos dabamos cuenta de como necesitabamos la naturaleza, y ponia como ejemplo la pelicula de AVatar, decia que necesitabamos conectar con la naturaleza de vez en cuando para cargar pilas, como en AVatar conectaban a travez de sus “rastas”.
    QUe dificil es a veces intentar formar un mundo diferente para los que tanto queremos, nuestros hijos.

  2. Es cierto que los padres tenemos la gran responsabilidad de dejar la naturaleza lo más pura posbile, a pesar de todas las agresiones que sufre.
    Pero aún asi, si nosotros fallamos, y desde lugo que fallamos, y nos equivocamos y nos dejamos llevar por la comodidad y otras tentaciones,
    no podemos olvidar que ahí está Dios Padre, que nos cuida, a pesar de nosotros mismos.

    Los padres, actuamos así con nuestros hijos, a veces sufrimos decepciones, o a veces no comprendemos, pero bueno, de un modo u otro los hijos, siguen siendo nuestros hijos, y ocupan un espacio preferente.

    Eso espero de Dio Padre.

  3. Yo cante esa cancion cuando iba en la primaria…nos la puso la maestra de musica, pero nosotros escuchamos otra version de esa cancion…se oia mejor que esta…pero igual que tu, no la encontraba…pero es bueno volverla a oir

  4. hola !
    queria escuchar el derecho a la primavera ,no se donde bajarlo no se si me podrias ayudar .gracias

  5. Esta canción se compuso expresamente para la presentación de La Estrategia Mundial de la Conservacion de la Naturaleza en 1981. Fue el último acto que presentó Felix Rodríguez de la Fuente antes de morir en Alaska. La letra de la canción la creó Alfonso Agulló basada en un poema del que soy autor.
    GUILLERMO RANCES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.