¿Quién dijo que lo distinto no podía unirse armoniosamente?

Hay días que, por lo que sea, te cuesta más entrar en oración, te cuesta dejar que Dios toque tu corazón…
Eso sentía hoy tras leer las lecturas… muchas cosas que hacer por delante: proyecto, correos… demasiadas cosas en la cabeza para poder estar abierto.
Pero… como tantas veces, la puerta se abre gracias a otro, ¡menos mal! y, así, todo vuelve a estar iluminado: la Palabra, mi corazón…
Mi hermanita me ha enviado un vídeo que ha promovido Intermon para concienciar/ayudar en torno a Haiti.

Imagen de previsualización de YouTube

http://mezclandoporhaiti.com/

En él han participado altruistamente más de 100 personas, entre los cuales 25 conocidos artistas. Más allá de las reservas que a veces siento ante cosillas así… creo que hoy he sido capaz de Ver, aunque haya sido después de siete veces como el criado de la primera lectura (I Reyes 18, 41-46) Hay muchas cosas que me han tocado de este proyectito, creo que lo mejor es verlo y escucharlo, pero por compartir algunas, ¡ahí van!:

EN GENERAL…

– Me emociona lo que creo que supone de UNIDAD. Gente tan distinta, con distintos estilos… unidos armoniosamente por una misma causa, y no cualquiera, unidos por los otros, por los demás. ¿Para cuándo vivir esa única familia, vivir reconciliados como hermanos?; el evangelio de hoy (Mateo 5, 20-26) también nos invita a ello. En tantas cosillas como esta, nos vamos acercando…
– ¡Cómo me toca la música! ¡cuánto se puede transmitir, compartir, cuántos corazones puede mover…! Creo que es José Mercé el que dice en un comentario “Si hubiera más música, habría menos guerra”

DEL VIDEOCLIP/CANCIÓN/LETRA
– Hay tierras que no tienen sueños
Hay tierras que tiemblan de miedo
– Hay que volver a nacer, perderse otra vez,
volver a creer, empezar otra vez
– Hasta cuando la deuda…
– Ay amor, hay en ti, y en mi voz, hay Haití
– Se escuchan las campanas que redoblan

¡Gracias hermanita! ¡gracias Señor!

Una respuesta a “¿Quién dijo que lo distinto no podía unirse armoniosamente?”

  1. La primera vez que “escuche” el videoclip, que no fue la primera vez que lo vi, se me saltaron las lágrimas, tanto mensaje, tanto sentimiento…
    Yo cuando nació Francina y empezamos con sus problemitas de salud pasé un momento en el que me sentí un poco enfadada con Dios, cuando empezamos nuestro camino de hospitales y médicos me sentí aun peor, sentí que muchos niños nacian abandonados de Dios y me sentía muy mal por sentirlo así.
    De repente el pediatra de Francina me dijo un día que Dios elegía a los padres para recibir a estos niños especiales y empecé a pensar en ello, poco a poco fuí comprendiendo no sólo que Dios tampoco quiere ver sufrir a estos niños si no que son una bendicion. Ayer su nueva pediatra me contó qe perdió a uno de sus tres hijos y que Dios le ayudó a superarlo, le di las gracias por su testimonio y me llegó al corazón, con tanto dolor como es perder a un hijo y sintió a Dios a su lado, es ese instante me sentí recuperar de nuevo esa Fe que se me había desvanecido entre dudas y miedos, claro que siento a Dios conmigo y en cada paso de Francina.
    Gracias Dios por estar a nuestro lado incluso cuando te culpamos de nuestros males, te echamos de nuestra vida o dudamos de tu amor, gracias por seguir aun entonces a nuestro lado y por ponernos en nuestro camino personas que nos recuerden que no nos has abandonado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.