¡Ya están en flor los almendros!

Ayer me fui un rato a la capilla de Betania para trabajar cosillas que estoy hablando con Pedrito y, al volver a la casa de la comunidad para la oración de la tarde, disfruté de lo precioso que está el lago. Pensé: “teniéndolo aquí todos los días y vengo por aquí tan poco…” Pero quizá ha de ser así para que, cuando pase po ahí, me sorprenda y disfrute como lo he hecho.

Hoy he vuelto a Betania, el día está más feucho, algo de lluvia, viento… estaba volviendo a casa rápido porque tenía frío, pero llegando al puente, no he podido evitar toparme con las ramas de un almendro, ¡pero si ya está en flor! ¡qué cosa más bonita!

Le doy gracias a Dios por el lago, por la lluvia, por el frío, por el almendro en flor… y gracias por todo lo que estoy empezando a trabajar con Pedrito. Creo que es un pequeño privilegio el tenerle tan cerca y poderme aprovechar de su acompañamiento para trabajarme. Como él diría, ¡gracias Señor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.