Providencia

categories categories [audio:https://lorenzo.marianistas.org/ficheros/mp3/Lorenzo_Sicilia-Providencia.mp3]

No andéis agobiados, pensando qué vais a comer,
o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. (…)
Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis necesidad de todo eso.
Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia;
lo demás se os dará por añadidura.
Por tanto, no os agobiéis por el mañana,
porque el mañana traerá su propio agobio.
A cada día le bastan sus disgustos.
(Mt 6, 31-34)

Este es uno de los pasajes del evangelio en el que siento que Jesús me invita con gran claridad a trabajar por un mundo tal cual Él lo sueña y confiado en que lo demás vendrá por añadidura.

Siento que Jesús me dice: “empeña tu vida en construir un mundo donde reinen la justicia y la paz, donde todos vivamos como hermanos, preocupándonos unos de otros y compartiendo aquéllo que la vida nos da; que tu afán sea ese, y no andes agobiado por alcanzar seguridades, preocupado por el mañana, por lo que vas a comer o vestir”

Quiero creer que si compartimos, si ponemos a disposición del común, lo que somos y tenemos, conseguiremos que todos tengamos lo suficiente para vivir y aún más (el ciento por uno) Este es el milagro del compartir, el mismo milagro que hizo que el compartir los pocos panes y peces que la gente tenía, saciara a la multitud y aún sobrara.

Buscar el Reino con mi vida, es precisamente esto… poner lo que tengo y soy al servicio de este plan de Dios. El Dios en el que quiero creer necesita de nuestras manos, de nuestros pies, de nuestras vidas, para ser providencia… En la medida que nos demos, este sueño se hará realidad

Señor, aparta de mí el miedo a perder seguridad, hazme ir en la ayuda de quien me necesita, hazme ir en busca de quien me puede ayudar. No dejes que traicionemos por miedo nuestros sueños, nuestras inquietudes más profundas… busquémonos para ayudarnos ¡seamos valientes!

6 opiniones en “Providencia”

  1. Gracias, en verdad me haces falta. Te amo y gracias por calmarme en los momentos que mas lo necesito. No se que haria si no tuviera confianza en que Dios tiene planes para nosotros, se que al final siempre se hace la voluntad de El, pero se que no nos va a abandonar. Te amo te mando muchos besos.

  2. Uno de esos retazos de Evangelio que punza mi corazón y me recuerda que la llamada de Dios es radical y pone patas arriba nuestras convenciones y comodidades… porque ansía nuestra felicidad auténtica, no esas pequeñas felicidades temporales que mendigamos mientras se nos escapan entre los dedos.

    Gracias por volver, Lorenzo. Echábamos tu música y tu vida de menos 😉

  3. Gracias por el comentario y por la música que me ha tocado especialmente y me ha recordado lo importante de confiar verdaderamente en la providencia de dios, que no deja de cuidarnos para que no andemos preocipados por tantos proyectos y tantos mañanas.
    Ánimo en la continuación del blog lorenzo
    He estado escuchando las canciones y he podido tener un ratito de oración al comenzar la mañana que creo que me va hacer enfrentarme a este día con especial ternura…
    un beso grandote
    nos vemos el fin de semana

  4. Amigo Lorenzo,

    Enhorabuena de nuevo, cuanto me alegro que sigas pensando, soñando y compartiendo buena música cristiana. Yo seguiré siempre escuchando, porque otra cosa (cantar o tocar algo) casi mejor que ni lo intente.

    Tocas un tema que me encanta, ya sabes que me ha marcado mucho mi vida la frase de mi abu: “Los tontos llaman casualidad a la providencia”. Yo soy mucho de confiar en la “provi” como yo le llamo, de no preocuparme demasiado por el futuro.

    Me gusta muchísimo la letra de la canción gracias por hacer de tus pensamientos regalos para los demás.

    Un fuerte abrazo Lorenzo!!!

    Mikel Perles “perlegrino”, clm

  5. Hola Lorenzo,

    cuando oí la canción y leí lo que escribes me vino rapidamente una petición a mí también, le pido a Dios que me siga dando fuerzas para continuar con la historia que un dia empecé con él y con todos los que con él vinieron a formar parte de mí. Que con el realismo de saber lo que cuesta dar la vida por algo tan ajeno a lo corriente, como es el Reino, no me aparte de ese camino. Te pido que me sigas dando hermanos, amigos, que me lo recuerden; de que siga cayendo en la cuenta, a veces, tan torpemente, de que fuera de ellos no te encuentro; y sin tí, todo es una mentira.

    Muuuac,

    Lucía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.